Guía para una Semana Santa ´a la madrileña`

Muchas personas eligen Madrid para pasar sus vacaciones de Semana Santa. Para mí son unas fechas ideales para visitar la ciudad, ya que marzo y abril, son unos meses en los que la capital cuenta con una temperatura que permite ir quitando capas del frio invierno y en los que todavía no nos acompaña el calor del verano madrileño.

Los planes cambian mucho si vas con niños, si ya has visitado la ciudad anteriormente, o si te tomas tus vacaciones para descansar y simplemente disfrutar, o si por el contrario eres de los que madrugas y exprimes cada minuto del día para ver el máximo de cosas posible. Intentaré hacer una mezcla con todas estas posibilidades, para que cada uno lo disfrute a su manera 😉

Jueves 29 de marzo:

Por la mañana podemos empezar dando un paseo por El Retiro. Te aconsejo que elijas la entrada de la Plaza de la Independencia para acceder, ya que allí encontrarás la Puerta de Alcalá. Debido a su amplitud, resulta complicado conocer todos sus rincones (que son muchos y maravillosos), por lo que mi recomendación, si es la primera vez que visitas el parque, es centrarse en los más representativos. En el camino hacia ellos, seguro que encontraréis otros muchos que os encantarán. En tu visita, no puede faltar el Estanque y el monumento a Alfonso XII situado junto a él (próximamente se podrá tener acceso a su mirador), el Palacio de Cristal o el Palacio de Velázquez, sedes ambos del museo Reina Sofía, donde en ocasiones encontrarás interesantes exposiciones.

Después de hacer una parada para comer, podemos acercarnos a Caixa Forum, en el Paseo del Prado. Allí encontraremos la exposición: Andy Warhol: El arte mecánico. Una oportunidad única para descubrir las principales obras del artista.

Si el tiempo acompaña, a pocos metros, podemos sentarnos en una terraza , acompañados por Federico García Lorca y Calderón de la Barca en la Plaza de Santa Ana.

Una vez hayamos repuesto fuerzas, será una buena hora para dar un agradable paseo que finalizará en uno de los lugares más especiales de Madrid.

Cerca de la plaza de Santa Ana, donde nos encontraremos, se ubica la Puerta del Sol, lugar donde podremos fotografiarnos con el Km0, el Oso y el Madroño, el cartel de Tío Pepe o con el mítico reloj que cada 31 de diciembre nos da paso al año nuevo.

Desde allí, tras cruzar la Gran Vía, llegaremos a Plaza de España, donde veremos el monumento de los célebres personajes Don Quijote de la Mancha y Sancho Panza. Ya sólo unos metros más adelante, llegaremos al final del paseo: El Templo de Debod. Un lugar mágico, en el que si llegamos a la hora adecuada, nos ofrecerá su mayor regalo: el atardecer, uno de los más espectaculares y conocidos de Madrid.

Tiempo ahora de elegir un sitio para cenar y descansar para llegar al viernes con energía.

 

Viernes 30 de marzo:

Mi recomendación para la mañana del viernes es la visita a un parque. En Madrid hay muchos e increíbles, así que invertir unas horas en uno de ellos merecerá y mucho la pena, os lo aseguro. El Capricho, el Parque Juan Carlos I, el Parque Europa, el Cerro del Tío Pío…cualquiera de ellos es impresionante. En una visita a Madrid, no os dará tiempo a verlos todos si queréis conocer más lugares, así que dejar sitios pendientes por descubrir, será la excusa perfecta para volver 😉

Madrid cuenta con muchos miradores, así que aprovecharemos la tarde para subir a uno de ellos. Todos nos ofrecen unas vistas espectaculares de la ciudad, por lo que cualquiera por el que nos decantemos, nos gustará seguro. El Faro de Moncloa, el Círculo de Bellas Artes…lo difícil será elegir sólo uno de ellos.

Otro de los atractivos de Madrid, es su amplia oferta cultural: conciertos, musicales u obras de teatro entre otros. Aprovechando nuestra visita a la capital y ya que nos encontramos en viernes por la noche, puede ser un buen momento para la diversión y el entretenimiento.

Sábado 31 de marzo:

No nos podemos ir de Madrid, sin conocer al menos uno de los maravillosos e interesantes museos con los que cuenta la ciudad. Además de los más conocidos como el Museo del Prado, el Reina Sofía o el Thyssen-Bornemisza, hay otros como el Museo del Romanticismo, el Museo Naval o el Museo Geominero, que bien merece la pena visitar.

Otro de los grandes atractivos, es la cantidad de espacios con los que cuenta la capital para pasar una tarde de compras: la Gran Vía, calle Preciados, los múltiples centros comerciales, las Rozas Village o la Milla de Oro (en la que muchos de nosotros sólo podremos ver sus escaparates 😆).

Para finalizar el día, podemos acercarnos a observar otro de los atardeceres con los que nos obsequia Madrid cada día. En esta ocasión, si nos encontramos por la zona, o no nos importa desplazarnos hasta allí (os aseguro que merece la pena), el Palacio Real y la Catedral de la Almudena nos dejarán impresionados al caer la noche sobre ellos.

Domingo 1 de abril:

El último día de nuestros viajes, siempre solemos disponer de menos tiempo para visitar el lugar donde nos encontramos, bien porque tenemos una hora fijada para coger el tren, el avión, o el autocar, o bien porque si vamos en coche, preferimos no irnos en hora punta para no pasarnos las últimas horas de nuestras vacaciones en un monumental atasco. Por eso, el plan que yo elegiría para este día sería algo más ligero. Uno de los más demandados para los domingos por la mañana, es el Rastro. Un gran número de puestos, entre los que descubriremos verdaderas joyas en forma de antigüedades, libros, ropa o diversos objetos que ni imaginaríamos encontrar allí.

Si las multitudes no son lo vuestro, este no es el lugar adecuado. Como planes alternativos podemos irnos de cañas a La Latina, tomarnos un brunch (a día de hoy la oferta para encontrar un local donde te los ofrezcan es muy amplia y variada), visitar un museo (en muchos de ellos la entrada es gratuita los domingos), o incluso si el tiempo acompaña podemos organizar un picnic en alguno de los espacios al aire libre de los que disponemos en la ciudad.

Como he dicho antes, cada uno aprovecha sus vacaciones de una manera diferente. Esta pequeña guía, no hará que conozcas la ciudad en cuatro días, pero añadiendo o quitando cosas (porque cada uno disfruta los viajes a su manera), seguro que te podrás llevar un gran recuerdo a tu pueblo o ciudad, porque Madrid rara vez defrauda 😀.

¡Buen viaje y felices vacaciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s